El valle de Ossau :              
                 Cultura y Memoria



Historia del valle de Ossau





Descubra sus tiempos fuertes.

Los orígenes |  La influencia de Roma |  Los primeros tiempos cristianos |  El feudalismo |  La jurade |  El "Pont Long" |  Los tratados de "lies et passeries"


ierre de Marca, eminente historiador, arzobispo de París, ministro de Estado y negociador del Tratado de los Pirineos, afirmaba en su Historia del Béarn, que los osaleses "eran tan elevados y altivos como los peñascos de sus montañas".




   Los orígenes  

  La presencia humana está atestiguada en Ossau desde el fin de la última era glaciar. En las cuevas de Saint-Michel en Arudy, de Espalungue y de Malarode se han hallado rastros de la revolución neolítica. La toponimia nos informa sobre las primeras ocupaciones del valle. Así, Laruns viene del vasco y significa "prados de montaña en gran número". Por otra parte encontramos Berrogain-Laruns en el país vasco. Otros indicios, incluso en las supervivencias de tradiciones populares, atestiguan esta filiación hoy olvidada...

   La influencia de Roma  

  Bajo el consulado de César (59-61 antes de J.C.) es cuando Roma emprende la conquista de las Galias. Las tribus celtíberas que pueblan aún la cadena pirenaica, en sus dos vertientes, tienen el mismo origen y hablan el mismo idioma. Se trata de los Osquidatos que viven en la región de Oloron y los valles de Aspe, Ossau y Barétous [Osquidates montani]. César y su lugarteniente Publius Crassus llegan a someter las distintas tribus pirenaicas sin llegar, sin embargo, a ocupar los territorios de las regiones montañosas. La administración romana se instala en Illuro (Oloron) donde se asienta el diumvir, a la vez juez y administrador. Bajo su autoridad, un magister se sitúa en el valle d e Ossau. La influencia de Roma es ciertamente menor en Ossau que en el valle próximo de Aspe donde se construye la vía que unirá Beneharnum (Lescar) con Cesaraugusta (Zaragoza), allí donde pasará poco después uno de los grandes caminos de Santiago. Sin embargo, es en esta época cuando la población osalesa, dedicada principalmente al pastoreo hasta entonces, se inicia en las técnicas agrícolas (cultivo del mijo, del centeno y la cebada y a desbrozar las tierras arables). El Bajo-Ossau y la planicie de Bielle donde el magister ha establecido su villa (que no es su residencia sino el lugar principal del territorio donde ejerce su autoridad) conocieron así un primer período de crecimiento económico. En lo alto del valle, falto de tierra desbrozada, el pastoreo es la principal fuente de renta.

  La ocupación romana dura así cinco siglos e impregna progresivamente la cultura celtíbera: la célula familiar se consolida, aparece el derecho de propiedad privado sobre las tierras desbrozadas, la lengua cambia. No obstante, los bosques y los pastizales permanecen en el estado de indivisión comunitaria de los primeros tiempos.

    Los primeros tiempos cristianos  

  Excepto las élites convertidas al cristianismo, las poblaciones osquidatas siguen paganizadas durante mucho tiempo. Una forma de panteísmo se mantiene en el culto rendido a los astros, al agua, a la tierra y al fuego, a los árboles y a todas las manifestaciones de la fuerza de la naturaleza. El cristianismo parece hacer su aparición verdadera en Ossau a finales del siglo V. Se debe a Saint-Grat, joven obispo de Olorón nacido de cepa celtíbera, la conversión de las poblaciones montañesas. Estrechamente ligado a los habitantes con quienes compartía su lengua, consigue hacer oir la predicación de la Iglesia y suscita las conversiones. Bielle y el Bajo-Ossau ciertamente son evangelizados cuando el niño de Lichos muere hacia 507-510.

  En el transcurso de los siglos, se suceden las invasiones de tribus. Vienen los vascones, luego los árabes, luego los normandos. que se asientan frente a Bielle después de haber arrasado Oloron y Lescar. Las versiones discrepan en la suerte de la villa. Ciertos autores mencionan la destrucción de la ciudad. La tradición, más gallarda, prefiere acordarse de un combate heroico, adaptación local de la lucha de David contra Goliat. Para liberar a la bella Margalide, tomada como rehén por el jefe normando, el señor de Béon desafía al odioso vikingo. Después de haber puesto su suerte en las manos de la Virgen, triunfa por astucia y decide, para honrar a su protectora, construir una capilla en el lugar del combate. Nuestra Señora del Ayguelade ha nacido.

  La influencia cristiana sobre la historia de Ossau no se limitará a la dimensión espiritual. Venidos del monasterio aragonés de San Juan de la Peña, hogar de la Reconquista española, los Benedictinos se establecen en Bielle, capital del valle. Bajo su prudente dirección, la planicie de aluvión del valle es roturada y el curso del río canalizado entre Geteu e Izeste. También, se sanea el vasto estanque pantanoso que se extendía alrededor de Belesten (de donde viene el nombre del pueblo). Estos primeros "grandes trabajos" que intentan someter la naturaleza a los imperativos de la producción económica conducen a una nueva era de prosperidad.

    El feudalismo  

  Los textos informan la existencia de un vizcondado de Ossau hacia el siglo X

    La Jurade  

  Heredera del gran Consejo de Ossau cuya existencia está atestiguada en una carta de 1319, la Jurade aparece en el transcurso del siglo XIV. Los jurats (jueces y magistrados de la época), delegados por cada una de las dieciocho comunidades establecidas en Ossau, se reunían en Bielle, "capdulh" del valle, en el segrary (sagrario) de la iglesia de Saint-Vivien. Todavía hoy se puede acceder a este lugar desde el exterior por una escalera de piedra. Allí se encontraba el arca de madera, con las tres llaves que encerraban los registros de las deliberaciones, los títulos de propiedad y de amojonamiento de las montañas generales y del Pont Long.

  La Jurade asumía dos funciones principales: velar por el bien material de los habitantes (reglamentación económica pero también protección del orden público) y asegurar el respeto de los derechos y privilegios heredados del pasado (por la acción en justicia, la negociación de tratados de "lies et passeries", y a veces también recurriendo a la violencia). El jurat más antiguo de Laruns presidía las sesiones. Tenía como asesores a los jurats de Biela y de Sainte-Colome. Luego venían, en orden protocolar, los jurats de Bilhères, Louvie-Juzon, Buzy, Arudy, Castet, Béost, Sévignacq, Gère-Bélesten, Aste-Béon, Aas, Izeste, Bescat, Louvie-Soubiron, Assouste y Geteu.

    El Pont Long   

  Es en virtud de un derecho legítimo y adquirido por una larga posesión ininterrumpida, como los osaleses se hicieron propietarios del Pont Long...

    Los tratados de "lies et passeries"  

  Desde la Edad media, el valle de Ossau firmó con sus vecinos los tratados de "lies y passeries" precisando por escrito las obligaciones recíprocas de los cocontratantes en materia de utilización de las tierras, de embargo del ganado, del tributo anual. El valle es así la primera comunidad pirenaica en utilizar esta técnica (la primera carta cuyo rastro se tenga está firmada en 1187 entre los valles de Ossau y de Aspe). Es también la que más la utilizará. Se cuenta con cerca de una veintena de tratados firmados, con otras comunidades de la vertiente Norte: Aspe (1187, 1225, 1270); Lescar (1243); Pau (1278); Morlaas (1338); Barèges (1258); pero también con los vecinos de la vertiente Sur: Tena (1328, 1552, 1646), Anso (1379, 1514), Hecho (1514), Aragüés; Canfranc (1277); Villanúa (1514); Jaca. Además de los tratados firmados por la Jurade en nombre del conjunto de la comunidad, algunos pueblos negocian también tratados para su propia cuenta. Béost firma en 1501 una carta con Arrens. Bilhères firma en 1563 un tratado con Escot.

  Los historiadores están divididos desde hace tiempo sobre la naturaleza jurídica y política de estos convenios. Para Henri Cavaillès, se trata de tratados internacionales firmados por pequeñas naciones. Para Christian Desplat, no son más que contratos de orden económico que regulan conflictos de propiedad. Sí el primer análisis no está privado de romanticismo y puede a primera vista parecer seductor, la última posición nos parece más convincente. Conviene en efecto abstenerse de los anacronismos y de la tentación de aplicar al pasado las categorías jurídicas o conceptuales del presente. La noción de nación como sujeto de derecho internacional no existe como tal en la Edad media. Más allá, sin embargo, de disputas de catedráticos de universidad, podemos anotar una creatividad evidente y jurídica de los autores de estas cartas y realzar, para afligirse por ello, que la aproximación de lazos con los valles españoles era en la Edad Media más fuerte que hoy.

Para prolongar el descubrimiento de sitios haga clic en la rúbrica que le interese.



   Geografía      Economía      Pastoreo


Nuestro agradecimiento en particular a Eduardo Fdez Vallés que asumió la parte esencial de la traducción del sitio en español.



El valle de Ossau  |  Plan del sitio  |  Gastronomía  |  Preparar su estancia
Los cantos  |  Los bailes |  En la literatura  |  Para saber más


    www.ossau.org